Licencias abiertas

Bueno, este suele ser un tema recurrente cuando hablo por primera vez con alguien sobre Fab Lab Leon: ¿Y si alguien me copia lo que yo diseño?

Para empezar, hacer esa pregunta me lleva a pensar que todos tenemos en la cabeza encontrar la forma de forrarse con las cosas que hacemos. Y como segunda opción tengo la sensación que todos pensamos que nuestras ideas son super originales, cuando seguramente sea un proceso mental que deriva de nuestra experiencia y de cosas que hemos visto anteriormente.

Así que vamos a poner en perspectiva el tema. La humanidad ha podido desarrollarse, mas allá de Gran Hermano, gracias a que compartimos la información que vamos adquiriendo, y las vivencias que vamos pasando. Sino fuera así, seguiríamos en la edad media repitiendo los mismos errores una y otra vez.

Bien, pues lo primero que se nos suele ocurrir cuando queremos proteger nuestra idea es la idea PATENTE….y pensamos que al decir eso nos lloverán los abogados que quieran defender nuestra idea a capa y espada. Rodearan la idea de cadenas y siete candados…pero todos sabemos que las patentes son como una jaula de Faraday para IDEAS, es imposible que salgan de ahí.

las licencias abiertas - fabrico tus ideas

Pues que sepáis que hay muuuchas otras formas de proteger las ideas legalmente,sin tener que pasar por hacer una patente. Existen licencias con las que podemos definir como queremos que se traten nuestras IDEAS (diseños, webs, imágenes etc…). Por ejemplo tenemos las licencias Creative Commons, donde podemos definir que términos de venta, uso y compartición queremos dar a esa idea que estamos compartiendo por internet. En esta web, mediante unos sencillos pasos, podemos conseguir un pequeño logo que adherir a nuestro diseño, y así decidir el uso que hace cualquier persona de nuestro diseño.

En la web oficial de Creative Commons puedes crear tu propio icono de licencia sobre el contenido o diseño.

Existen otras licencias que aplicar a nuestros diseños, como por ejemplo las GPL, que aunque fueron pensadas mas para software, también se pueden usar en otros ámbitos.

Como conclusión: no pienses en patentar ideas, a no ser que sea la base de tu futuro negocio. Licenciar lo que compartimos en internet para protegernos de posibles abusos es legalmente suficiente, y permite que otros puedan ayudarnos a mejorar las ideas que hemos evolucionado de otras anteriores.

Sharing is caring….

Lectura recomendada: “Open Desgin Now”, del Open Design Lab Waag Society. Lo podeis leer online, por que esta totalmente liberado.